A comienzos de abril, el sector de la maquinaria agrícola fue exceptuado por el Gobierno nacional para llevar a cabo sus tareas diarias en cada fábrica o planta correspondiente. Después de haber acatado el primer aislamiento decretado a mediados de marzo, donde sólo se realizaban guardias por rotura o repuestos, las empresas debieron transformar su realidad y adaptarse al nuevo escenario.

Precisamente, las exigencias en materia de seguridad e higiene motivaron la confección de un protocolo por parte de las firmas. Desde la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA) las medidas y reglas a cumplir fueron determinadas por los miembros de la Comisión Directiva pertenecientes a las provincias de la región centro, donde se ubican los clusters de maquinaria.

“Decidimos elaborar un protocolo para reguardar a nuestro personal y a los clientes, pudiendo retornar a las actividades respetando todas las normas de seguridad e higiene”, explicó Marcelo Valfiorani, ex presidente de la entidad y actual integrante de la Comisión. Según comentó, con el correr de los días el plan se fue adaptando a las distintas circunstancias y terminó complementándose con otros protocolos que permitieron trabajar a todas las partes de acuerdo a las necesidades del momento.

“Uno de los puntos críticos ha sido el transporte y como la mayoría de las firmas de maquinaria agrícola está en las ciudades del interior, los empleados van en sus vehículos privados a las plantas”, remarcó el empresario. No obstante, hubo casos cuyas empresas transportan a sus empleados en micros a zonas industriales y para no cargar más de 20 personas por viaje dividieron el horario en dos turnos que no se superponen. “Decidimos aplicar esa modalidad para adaptarnos al distanciamiento social que se exige; también odas las personas mayores de 65 años o con alguna enfermedad previa no están en actividad.

MIRÁ TAMBIÉN:  Mainero desarrolló implementos y reactivó exportaciones a Australia

Respecto a los sectores administrativos de las empresas, Valfiorani afirmó que trabajaron bajo la modalidad “Home Office” pero advirtió que también se ha permitido al personal del área en cuestión asistir a la sede de la empresa porque ciertas tareas deben hacerse en sistemas informáticos o programas específicos que se encuentran en la computadora de cada empleado.

Por último, compartió: “nosotros tenemos montajes en distintas ciudades del interior y en un primer momento se frenaron esos trabajos, con lo cual regresaron los empleados, pero luego, tuvimos que hacer los permisos especiales y adaptarnos a los protocolos de cada cliente para trabajar en su planta.

Comments are closed.