Una de las plagas más importantes que acecha al maíz en Argentina es la Spodoptera frugiperda, más conocida como gusano cogollero u oruga militartardía. Según los expertos, puede llegar a causar daños en cualquier estadio que presente el cultivo y en nuestro país completa “tres a cuatro generaciones por año y cada hembra desova varias veces, pudiendo llegar a producir entre 500 y 2000 huevos”, revelan los expertos.

Estamos hablando de una plaga  que actúa como cortadora en la implantación, como defoliadora del cogollo en etapas vegetativas, como barrenadora del tallo en condiciones de sequía o atacando la espiga en estadios reproductivos.

Una de las acciones para contrarrestar  los efectos radica en la planificación del cultivo. El ataque del gusano cogollero “está influido por el cultivo anterior, el manejo del barbecho, la presencia de malezas, la fecha de siembra y el material sembrado, entre otros factores”.

El monitoreo frecuente y el rápido accionar (antes de que las larvas ingresen al cogollo ) son otras de las claves a considerar. Un monitoreo adecuado incluye la correcta identificación de los daños corte de plantas, defoliación, perforaciones en tallos o daño en espigas, habiendo una marcada preferencia por los cogollos de plantas jóvenes.

Por otra parte, las larvas pequeñas y medianas pueden raspar la epidermis de las hojas y causar defoliaciones leves, mientras que las de últimos estadios pueden cortar plantas pequeñas y causar defoliaciones de leves a severas. También pueden alimentarse de tallos o espigas según el ciclo del cultivo.

MIRÁ TAMBIÉN:  New Holland celebra 125 años de vida, basados en las innovaciones y el crecimiento constante

El uso de tecnología

Ante la necesidad de utilizar insecticidas se recomienda rotar modos de acción entre ventanas de aplicación. “Cada ventana dura 30 días y refleja aproximadamente el tiempo generacional de la plaga; la eficacia de control lograda con insecticidas puede variar entre 20 y 80% según las condiciones ambientales y el tamaño de las larvas, lo que de nuevo el acento en el monitoreo frecuente”, indican los expertos.

La correcta elección de la técnica y tecnología de aplicación determina la acción o no de productos de comprobada eficiencia. Por eso el entendimiento de los factores que intervienen en el proceso de aplicación es determinante.

Comments are closed.