Arranca septiembre y está muy pronta a comenzar la primavera donde las temperaturas comenzarán a elevarse y, si bien los pronósticos no resultan alentadores, se esperan algunas precipitaciones a partir de las cuales comenzarán los nuevos flujos de nacimientos de malezas primavero-estivales, por lo que es el momento de planificar el próximo barbecho. El objetivo de este barbecho, es llegar al momento de la siembra con el lote libre de malezas, algo fundamental en años (como el actual) donde los recursos comienzan a ser escasos y resulta primordial eliminar toda competencia de los cultivos.

Entre las diversas opciones para el manejo de malezas que existen, el control químico es probablemente el más frecuente. En ese sentido, se debe ser sumamente responsables y planificarlo adecuadamente para lograr un manejo eficiente de las malezas, minimizando los riesgos para el ambiente. Hoy en día, la presencia de biotipos resistentes es cada vez mayor y la amenaza de nuevas detecciones sigue latente debido a acciones incorrectas que fuerzan dicha aparición, lo que complejiza aún más las decisiones.

Partiendo de la base de un monitoreo frecuente de los lotes, se puede seguir la dinámica de las malezas y además, llevar un registro que permitirá registrar la historia del lote el cual será la herramienta básica para la toma de decisiones actuales y en el futuro. Decisiones que también estarán definidas, entre otras cuestiones (clima, suelo, etc), por el cultivo sucesor.

MIRÁ TAMBIÉN:  San Cristóbal Seguros apuesta por el agro y fortalece lazos con el productor

El espectro de malezas que seguramente se encuentre en este período es muy amplio. Desde malezas latifoliadas o de “hoja ancha” como Rama Negra hasta gramíneas como Chloris, Capín, Pasto Cuaresma, Urochloa y Maíz guacho resistente a glifosato. Aquí toma gran importancia contar con una herramienta que cubra la gran parte de ese espectro de malezas, no solo en cuanto a la eficacia de control y residualidad, sino por los inconvenientes en los que se incurra al evitar realizar mezclas complejas de herbicidas para lograr mayor espectro de control, como las mezclas de graminicidas y hormonales y su conocida incompatibilidad, costos debido al mayor número de aplicaciones y tiempo operativo.

Todos estos beneficios pueden encontrarse en Sulfomet®, un herbicida compuesto por la mezcla química de dos herbicidas (Sulfometuron 60 + metsulfuron 12 WG) en un único gránulo dispersables, desarrollada por Rotam. Sulfomet® está recomendado para el control residual de un amplio espectro de malezas.

“Gracias a la gran residualidad de Sulfomet®, puede aplicarse para uso temprano en los barbechos de primavera (30-45 DAS) previo a la siembra de soja tolerante a sulfonilureas, anticipandonos a los nacimientos de malezas que puedan ocurrir hasta el momento de la siembra o bien, previo a la siembra del cultivo (21 DAS) en combinación con un herbicida para control de Amanrathus sp. De esta manera, el cultivo se desarrollará libre de competencia de malezas. Sulfomet® es banda toxicológica verde”, explicó el Ing. Agr y Ejecutivo de Marketing, Andrés Cogliati.

MIRÁ TAMBIÉN:  Con el foco puesto en el cliente, Montecor definió su estrategia digital para 2021

Sulfomet® es absorbido por raíces, y follaje en menor medida, translocándose a zonas de activo crecimiento, inhibiendo el desarrollo de las malezas susceptibles, por lo que puede ser aplicado directamente al suelo o con malezas pequeñas en activo crecimiento junto con el herbicida Glifosato (biotipos susceptibles). No obstante, se sugiere siempre consultar a un ingeniero agrónomo para la toma de decisiones.

Según remarcó el experto, “la exclusiva formulación WG (gránulos dispersables) de Sulfomet® que se suma a nuestro portfolio, está formulado con materia prima de primera calidad, no solo en los ingredientes activos, sino también en todos los compuestos que lo acompañan en la formulación. Sulfomet® ofrece excelente dilución en el caldo, estabilidad y formulación libre de polvo, lo que garantiza total seguridad para el cultivo y los operarios”.

Cabe destacar que Rotam Argentina, es una compañía de fitosanitario local con respaldo global enfocada en la protección de cultivos y operación directa en más de 75 países alrededor del mundo. Inspirados por los clientes, evolucionando con la tecnología, ofrece al productor argentino experiencia global en tecnología innovadora y productos y servicios de alta calidad para respaldar el crecimiento de un mejor futuro.

Comments are closed.