La siembra directa, el manejo integrado de plagas y malezas, la biotecnología aplicada a materiales genéticos de alto potencial de rendimiento y labores realizada con maquinaria inteligente altamente tecnificada hicieron posible que en los últimos 25 años Argentina aumente su producción de granos de 37 a 140 millones de toneladas anuales.

A pesar del enorme trabajo público/privado que se viene realizando, el nivel de pérdidas de cosecha durante las últimas campañas en los principales cultivos está por encima de valores recomendados por el INTA. Evaluaciones de pérdidas realizadas por técnicos de dicha institución en las últimas 3 campañas en 7 provincias, establecen que en Argentina se pierden 1.300 millones de dólares como grano en el rastrojo, reduciendo los márgenes económicos de cada productor y el saldo exportable del país. De acuerdo con las evaluaciones, la pérdida promedio a nivel país es de 142 kilos por hectárea de soja, y el INTA junto a las empresas trabajan para reducir esas pérdidas a 75 kilos por hectárea.

Como respuesta a la necesidad de bajar aún más estos niveles de pérdidas, el INTA, empresas de maquinaria, productores, técnicos y contratistas trabajan unidos para alcanzar esa meta. Para reducir un 20% las pérdidas ocasionadas durante la cosecha de granos, el INTA Manfredi organizó una jornada virtual “Cosecha de Soja”, de la cual participaron todas las empresas presentes en el mercado de cosechadoras en Argentina, se mostraron distintas pruebas a campo realizadas con los modelos de cada marca: Case IH 7150, Massey Ferguson 9895, Metalfor 2635, New Holland CR 7.90, John Deere S780, Claas Lexion 7600 MTS y Vassalli V770, todas trabajando con la regulación necesaria para lograr niveles de pérdidas inferiores a los 40 kg/ha.

MIRÁ TAMBIÉN:  #VosPodesAyudar: Montecor aporta su granito de arena en medio de la Pandemia

El Ing. Agr. Carlos Parera, director nacional del INTA, afirmó: “Es una actividad muy importante en términos institucionales y para lograr mayor eficiencia en el sector”. De acuerdo con Parera, “la eficiencia de cosecha tiene un impacto en la economía del productor y del país. Las pérdidas son millonarias, y un ajuste va a tener un gran impacto sobre las divisas que necesita la Argentina”, indicó.

“El 97 % de las cosechadoras y el 79 % de los tractores que trabajan en el campo argentino son comercializados por empresas socias de AFAT, por lo tanto, resulta primordial el trabajo conjunto con instituciones como el INTA para difundir y capacitar en el uso de la última tecnología con que cuentan nuestras máquinas”, aseguró Reynaldo Postacchini presidente de la Asociación.

Durante la jornada, cada empresa junto a sus técnicos y los de INTA tuvo la oportunidad de mostrar trabajando a campo el comportamiento de cada máquina, la calidad de cosecha lograda, distribución de residuos y control de pérdidas.

Por su parte, los técnicos de INTA tuvieron su espacio para difundir la metodología de medición de pérdidas y brindaron tips para regulación, puesta a punto y protocolo de buenas prácticas de cosecha de manera de concientizar sobre las pérdidas de grano en el cultivo de soja.

Comments are closed.