El “Índice de actividad del mercado inmobiliario rural” (InCAIR), que elabora la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) es un índice mensual que refleja la “actividad” del mercado. Se toma como base de referencia máxima 100 puntos, correspondientes al pico de máxima actividad histórica. No refleja precios/valores, solo actividad de mercado.

En el mes de julio se ubicó en 36,49 puntos. El valor, similar al de abril, representa una caída intermensual del 17,81%. Diversos factores continúan influyendo de forma negativa en el normal desarrollo del mercado, como la creciente ·brecha cambiaria y el cepo reforzado.

“Si bien los valores de los granos y la carne continúan sostenidos, la alta carga impositiva, las retenciones y, fundamentalmente, la proximidad de las elecciones de medio término, actúan como ralentizador en la actividad inmobiliaria rural”, indicaron desde la entidad.

MIRÁ TAMBIÉN:  El mercado inmobiliario rural tuvo un traspié durante septiembre

Deja un comentario