Las malezas generan dolores de cabeza todos los años. En cada campaña se advierte la problemática con numerosas especies que aparecen en los campos argentinos, afectando a distintos cultivos. En el caso del maíz tardío, se plantea una situación particular porque la mayor parte del nacimiento de malezas como Rama Negra, Sorgo de Alepo, Capín, Pata de Gallina, Chloris y Yuyo Colorado, ocurren durante el barbecho.

“Ahí nos tenemos que focalizar con todos los herbicidas y mezclas necesarias”, opina un experto en la temática. Para ello es necesario observar las combinaciones de malezas y la proximidad que uno esté de la siembra, sobre todo con las gramíneas. El uso de graminicidas es muy frecuente pero hay que cuidarse porque genera problemas al maíz. Si bien existen productos muy buenos, lo cierto es que resulta bastante complicado “encajarlos” a todos para obtener resultados sobre todo lo que hay que controlar.

Otro especialista coincide en que “el foco en maíz tardío hay que hacerlo con mucho uso de herbicida en esta época del año para llegar limpio a la siembra porque después adentro del lote es mucho más fácil dado que los picos ya sucedieron”.

La importancia del cultivo de servicio

En lugres donde hay humedad, se recomienda hacer el maíz tardío con cultivo previo, ya sea con un cultivo de cobertura o con un cultivo de renta como trigo, cebada, arveja, pero justamente bajar malezas con la ayuda de un cultivo anterior.

MIRÁ TAMBIÉN:  Una plataforma de última generación para capacitarse sobre el agro y sus tecnologías

Al respecto, los técnicos aconsejan que todo el año haya algo produciéndose para mantener vivo al suelo. Además de cubrir todo el espacio del lote, se reduce en gran proporción la aplicación de herbicidas y se baja la presión de selección, al tiempo que también hay un menor impacto ambiental. Los cultivos de invierno tienen muchos beneficios para todo el sistema productivo como el aporte de nitrógeno y carbono, disminución de la temperatura del suelo, o mejor manejo de recurso hídrico.

Productos

En un trabajo de la EEA INTA Oliveros se cita que el uso de herbicidas preemergentes en base a triazinas y a cloroacetamidas como la atrazina, el acetoclor, y el metoalaclor o sus isómeros, trabaja inhibiendo el foto sistema II y la división celular respectivamente, pero algunas tolerancias, lavados por lluvias, falta de incorporación correcta por ausencia de estas o foto degradación, lleva a que ocurran escapes, especialmente de gramíneas anuales, además el sorgo de Alepo resistente a glifosato.

Esto, sumado a la poca competitividad del cultivo de maíz con las malezas en etapa tempranas, lleva a comprometer fuertemente la productividad del cultivo.

En este sentido, el nicosulfurón, surge como una herramienta de gran utilidad en el control de escapes de gramíneas en post emergencia temprana. Este principio activo es una sulfonilureas, familia de herbicidas de amplísima difusión cuyo modo de acción conocido como ALS, radica en detener el crecimiento de la planta y generar clorosis en las hojas más nuevas, generando la muerte de la planta por agotamiento general.

MIRÁ TAMBIÉN:  Tips para mitigar los efectos del "gusano cogollero"

Noticias de valor en tu email cada semana

Procesando…
Ya estás suscripto! Cada semana te enviaremos noticias que aporten valor para tu campo

Comments are closed.